3 Cosas que deberíamos hacer en un baño público para evitar pillar una infección

Seguro que más de una vez has oído eso de que es mejor no utilizar los baños de un hospital no vaya a ser que pilles una infección. Y es que, una de las dudas más grandes que tenemos en relación a los baños es si realmente podemos contagiarnos de alguna enfermedad por utilizar un retrete que no sea el de nuestra casa.

Ya es difícil abandonar la comodidad de nuestra taza particular como para encima tener que hacer de vientre pensando en que seguramente pillemos cualquier cosa.

Por suerte para nosotros, el doctor Preethi Daniel, experto del Servicio Nacional de Salud del Reino Unido, ha decidido sacarnos de toda duda redactando un artículo publicado en Healthista.

3 Cosas que deberíamos hacer en un baño público para evitar pillar una infección
Sarawut Chainawarat / Shutterstock

Él mismo asegura que “es más probable que te caiga un rayo mientras viajas en un cerdo volador que pillar una enfermedad de transmisión sexual en un inodoro público. Así que no te preocupes”.

Al parecer, a lo largo de los años, Daniel ha visto como cientos de pacientes le preguntan asustados si de verdad pueden contagiarse de enfermedades como la clamidia, la gonorrea o la sífilis simplemente utilizando un retrete público, para lo que el doctor siempre tiene la misma respuesta: “No hay evidencia médica que apoye la transmisión de enfermedades de un baño público“.

¿Es cierto que los gérmenes nos acechan desde la taza del retrete?

3 Cosas que deberíamos hacer en un baño público para evitar pillar una infección
Buckeye Sailboat / Shutterstock

Según el experto, la transmisión enfermedades desde los baños públicos es muy poco probable debido a que los gérmenes deberían transmitirse por contacto directo en el tracto genital a través de una herida abierta.

En lo que sí deberíamos volcar nuestra preocupación es en las otras bacterias que causan enfermedades como E. coli o Streptococcus.

El experto hace hincapié en la suciedad que puede llegar acumularse en el suelo de los baños públicos. Es allí donde de verdad se acumulan los gérmenes y no en la taza del retrete. Por lo que la primera y más importante medida para salir sano y salvo de un baño público sería entrar con zapatos.

Curiosamente, intentar evitar una infección de orina cuando se está en un baño público es lo que realmente podría producirla. Según el experto, al hacerlo todo con prisas y forzar posturas extrañas para mantenernos alejados del inodoro exponemos el cuerpo a bacterias potencialmente dañinas.

Tres consejos para sobrevivir en un baño público

3 Cosas que deberíamos hacer en un baño público para evitar pillar una infección
paulista / Shutterstock

Si queremos salir airosos la próxima vez que no podamos ignorar la llamada de la naturaleza, será conveniente que sigamos estos tres consejos:

  • Asegúrate de lavarte bien las manos después de salir.
  • Lleva un desinfectante de manos de tamaño de viaje para tener una protección extra.
  • Cubre el asiento del inodoro con papel higiénico o usa toallitas antibacterianas antes de sentarte.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades informan de que el uso correcto de jabón y agua para lavarse las manos puede reducir las muertes relacionadas con enfermedades diarréicas hasta en un 50%.

3 Cosas que deberíamos hacer en un baño público para evitar pillar una infección
Dragana Gordic / Shutterstock

Para lavarse adecuadamente las manos debes mojártelas con agua, aplicar el jabón, hacer espuma y frotar durante al menos 20 segundos antes de aclarar con agua.

¡Pues listo! Ya sabes todo lo que tiene que hacer para salir indemne de una visita imprevista a un baño público.

¡Comparte la respuesta a una de las mayores incógnitas de la humanidad con todos tus amigos!

Fuente: HealthistaIndy100