Te contamos el truco que deberíamos poner en práctica para no hacer dieta y seguir comiendo lo que quieras

Para la mayoría de personas, hacer dieta es sinónimo de desterrar ciertos productos de sus comidas para siempre. Curiosamente, lo que a priori podría parecer una buena idea, al final siempre lleva al mismo resultado: el fracaso. Si de verdad quieres bajar de peso, no vuelvas a plantearte ninguna lista con restricciones alimentarias ni mentales.

“Hacer dieta no significa tener que experimentar sentimientos de frustración y desilusión”, tal y como afirma Adam Bornstein, columnista en The New York Times, unos de los autores más influyentes en Estados Unidos sobre temas de salud. De hecho, si sigues una dieta desalentadora, jamás conseguirás ningún cambio.

Según Bornstein, no es necesario recurrir a los famosos zumos detox ni seguir dietas absurdamente restrictivas. De hecho, puedes seguir comiendo y bebiendo aquello que te apetezca. Lo único que necesitas es crear un plan de entrenamientos realista y no establecer expectativas inalcanzables.

Bebe y come “lo que quieras”

Te contamos el truco que deberíamos poner en práctica para no hacer dieta y seguir comiendo lo que quieras
Kostiantyn / Shutterstock

No es que Bornstein anime la ingesta de alcohol y dulces, es solo que su filosofía es un poco diferente al de la sociedad en general. En lugar de abandonar por completo las cosas que nos gustan, como puede ser tomar alguna que otra copa o comer dulces, Bornstein considera más importante adoptar metas más sencillas como incluir más verduras en nuestra dieta, dormir al menos 7 horas al día o ir al gimnasio 2 veces en semana.

La clave del éxito es no realizar cambios radicales que son insostenibles en el tiempo. No hace falta que renuncies a los alimentos que más te gustan, pues tan importante como alimentarnos es que disfrutemos las comidas.

La pérdida de peso no pasa por restricciones imposibles, sino por cambios de hábitos asequibles. El secreto es ir creando hábitos fáciles de mantener y que, poco a poco, te acerquen a un estilo de vida más saludable. Así que, no sólo no debes imponerte restricciones, sino que también debes dejar espacio para la imperfección. Esto te ayudará a creer que comer bien o hacer dieta no son una misión imposible.

Pasos pequeños para alcanzar grandes metas

Te contamos el truco que deberíamos poner en práctica para no hacer dieta y seguir comiendo lo que quieras
nito / Shutterstock

Para el experto en nutrición, lo ideal en la pérdida de peso es adoptar hábitos pequeños y sencillos. Por ejemplo, te invita a hacer una lista con los cuatro hábitos qué más fácilmente podrías adoptar sin que se convirtiesen en una restricción.

De esta forma, una posibilidad podría ser comer una pieza de fruta a media mañana, caminar dos días en semana, cambiar el azúcar del café por sacarina o tomar una ensalada al día.

Una vez que sepas qué cambios quieres incluir en tu día a día, elige uno y llévalo a cabo durante dos o tres semanas antes de añadir otro. Según Bornstein, realizar cambios duraderos en la rutina diaria es algo complicado, por lo que no debemos enredarnos intentando incluir muchos de una vez.

Te contamos el truco que deberíamos poner en práctica para no hacer dieta y seguir comiendo lo que quieras
AlessandroBiascioli / Shutterstock

La estrategia de incluir pequeñas acciones puede aplicarse a cualquier meta que te propongas, desde empezar a hacer ejercicio y comer mejor, hasta ser más productivo en el trabajo.

La buena noticia es que, empezar con poco y ser constante, te ayuda a formar hábitos en tu cerebro que traen consigo resultados permanentes y, al mismo tiempo, debilitan a aquellos hábitos ‘malos’ que no queremos tener.

¡Comparte el secreto para bajar de peso sin frustraciones con todos tus amigos!